Normandie Ondarreta: un lugar único

Ubicado en el Molar, a tan solo 20 minutos de Madrid, Normandie Ondarreta es un restaurante con base de tradición vasca con toques de la cocina normanda, en honor a sus orígenes: pues este caserío perteneció a una dama francesa que dirigió el restaurante hasta que, a su muerte, fue adquirido por Grupo Ondarreta.


En su carta podemos encontrar desde el tradicional marmitako o su merluza rellena de txnagurro, hasta caracoles, ancas de rana o sopa de cebolla. Sin olvidarnos de su afamado steak tartare o sus increíbles crepes suzettes al Grand Marnier.


Además, ahora Normandie Ondarreta nos sorprende añadiendo a su carta el casi olvidado y tan prestigioso Solomillo Wellington: una pieza de solomillo de ternera o buey, envuelta en una cobertura de duxelles y foie y luego recubierta de hojaldre crujiente. Un bocado difícil de resistirse.

Muchas son las teorías sobre el origen de este plato, pero la que parece tener más aceptación es la que afirma que el nombre de este plato se debe al Primer Duque de Wellington, Arthur Wellesley. Parece ser que el Duque de Wellington fue protagonista en la victoria contra el ejército francés en España durante la Guerra de la Independencia y también en la contienda contra Napoleón en Waterloo. El Duque, que estaba enloquecido con esta forma de preparar el solomillo, celebraba sus victorias presentando este plato en sus banquetes.

En nuestra comida, además del Solomillo Wellington, pudimos disfrutar de muchos otros platos que confirmar la alta gastronomía que ofrece el restaurante:

De aperitivo: chistorra y unas croquetas de jamón. Perfecto para ir abriendo el apetito.


Comenzamos con una ensalada de mango: fresca y llena de sabor.


A ello le siguió el sorprendente milhojas de manzana caramelizada, foie y salmón: una combinación que al principio puede sonar un poco extraña pero que os aseguro que engancha. Estaba delicioso!


Los canutillos de queso brie y sobrasada con toque de miel: un bocado delicioso, sobre todo para los amantes del queso.


Continuamos con una merluza rebozada con salsa de chipirones: ¡riquísima! Producto de calidad y preparado a la perfección.


Y por fin llegó el Solomillo Wellington: carne tierna, jugosa y un hojaldre exquisitamente crujiente. Sencillamente perfecto: nunca había probado en Madrid un Solomillo Wellington de esta calidad.


De postre, como no podía ser de otra manera, vinieron las crepes suzette al Grand Marnier: elaboradas al momento de la forma más tradicional. ¡Un espectáculo!



Finalmente, un cheesecake con chocolate: para chuparse los dedos.


Por si fuera poco, además de una comida extraordinaria, Normandie Ondarreta está ubicado en un entorno natural único: un caserío vasco-francés rodeado de increíbles jardines que te hace sentir en un lugar idílico.


Normandie Ondarreta

Carretera de Burgos km 36.4
28710. El Molar. Madrid
normandieventos@ondarreta.es
918 410 053 


3 comentarios:

  1. Que bueno todo, y además que recuerdos de mi infancia cuando iba a comer con mis abuelos Al Molar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí! Mucha gente que es de aquí iba mucho de pequeños! Me alegro de que te guste :)

      Eliminar
  2. Me encanta Normandie Ondarreta!! Creo que he estado ya unas 3 veces y me encanta!! Sobretodo en verano con su terraza y el bar con música en vivo. Y luego qué te cuento de la comida, muy rico siempre todo. Me ha encantado el post!! :)

    ResponderEliminar

 

@foodie_puntodenieve

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Translate