Sargo, el arrecife de Madrid

Con productos llegados directamente desde lonjas gallegas, Sargo ha abierto recientemente sus puertas en el barrio de Salamanca, y promete ser un restaurante de moda y referencia en la capital.


A pesar de estar en pleno centro de la capital, el ambiente recuerda a costa, a brisa marinera. Y esto es porque ha sido decorado con gusto y sencillez, con predominio de tonos azules y abundantes plantas repartidas por los tres espacios en que se divide, conectados entre sí: una barra en forma de U acabada en mármol perfecta para aperitivos, comidas y copas algo más informal; un salón con mesas altas y bajas; y una terraza interior aclimatada durante todo el año (todo un puntazo!)


Al frente de la cocina está también un gallego, el pontevedrés Pucho Landín, que ha pasado por restaurantes de categoría como El Culler de Pau, Diverxo, Lúa o Barra Atlántica. En su carta mezcla platos de los más tradicional, como el pulpo á feira, hasta las combinaciones más especiales con toques asiáticos.

Nuestra experiencia en Sargo comenzó con un aperitivo clásico, de los que más me gustan, un surtido de tres aceites: Arbequina, Picual, y de cosecha de oliva temprana.


Tras ello, probamos las croquetas: de cocido y de choco en su tinta. ¡Buenísimas! Recomendable la de choco: muy especial.



Nos recomendaron probar las zamburiñas al estilo Thai, con crema agria de coco, salsa kimchi y lechuga de mar. Yo soy de las que opinan que en donde hay producto es mejor no tocar pero, para mi sorpresa, el toque Thai me impresionó para bien!


Uno de los platos que más me sorprendió al leer la carta fue el canelón de aguacate, txangurro y ruibarbo, así que no pude resistirme en pedirlo. La combinación de sabores me agradó: un acierto. No obstante, tened en cuenta que llena bastante, por lo que os recomiendo pedirlo para compartir!


De plato principal nos decantamos por el cabracho frito para compartir: un plato de lo más original! De hecho, facilitan guantes para que el comensal pueda comer con las manos.


Por último, tomamos la que llaman: ¡se me ha caído la tarta de queso!. Una tarta de queso con galleta de jengibre en su base: de las buenas! Fresca, cremosa, y para nada empalagosa.


Sargo es un nuevo restaurante con buen ambiente, buen producto y con una situación inmejorable, por lo que, como os adelantaba, promete ser un restaurante de moda y referencia en Madrid.

Sargo
Calle General Díaz Porlier, 57 Madrid
910 106 657
administracion@sargomadrid.com

reservas@sargomadrid.com


2 comentarios:

  1. Se me hace la boca agua a pesar de las horas y haber desayunado bien, desde luego el restaurante es muy bonito pero la comida se ve espectacular.
    Besos

    ResponderEliminar

 

@foodie_puntodenieve

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Translate